PASOS

"El arte nos ofrece lo que las emociones no pueden definir."

Paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. León. Foto G. Márquez. 2015
La palabra "paso", procede casi con seguridad del término latino "pasus", que se traduce como sufrimiento, así el paso equivale a una escena dramática de la Pasión de Cristo, no solo en la escultura barroca, sino extensible también a cualquier escena religiosa dramática, en pintura o grabado y otros no lacerantes, como la Sagrada Familia. De todos modos, lo que tenemos que entender hoy por paso, es una imagen o grupo procesional en relación con la Pasión de Cristo, así como con los Dolores y Soledad de su Madre, la Virgen María.

Al principio fueron simples cruces o crucifijos, llevados por un hermano, fraile o sacerdote, luego escenas pasionales realizada en cartón y lino, excepto, generalmente, las tallas de las cabezas manos y pies, realizadas en madera. En el siglo XVII se generaliza la realización de los pasos de misterio en madera, muchas veces ahuecada, pero que pese a todo por el número de imágenes debían ser portados por cincuenta o sesenta personas.

Hay que distinguir entre los pasos encargados por las cofradías y otras imágenes incorporados de los retablos y altares de las iglesias.

También hemos de diferenciar entre los pasos de una figura, que no suelen presentar problemas compositivos, teniendo como principal valor su realizado correcto además de su perfección anatómica y expresividad, y los de varias figuras, o de misterio, más problemáticos para su visión en la calle dependiendo del número de figuras y los diferentes puntos de vista durante las procesiones.

La escultura procesional en España supone uno de los capítulos peculiares de la historia del arte. Constituye una variedad netamente española que será trasladada a América.

Es usual en el mundo católico llevar a los Santos en procesión durante las festividades y rogativas, la peculiaridad española se refiere al arte de las cofradías penitenciales que acostumbraban a poseer imágenes con escenas de la Pasión de Cristo que portan durante la Semana Santa. Esta costumbre fue implantada, especialmente, desde el Concilio de Trento, (1536-1563) ya que la política contra reformista ayudó al culto de las imágenes porque era la forma más directa y popular para comprender la diferencia entre herejes y católicos. La gente pensaba que protestante era aquel que no creía en la Virgen ni veneraba las imágenes.

El auge de las procesiones, desde mediados del siglo XVI, responde a un acercamiento de lo divino al mundo atractivo, popular y social de la religión. Las escenas de la Pasión son verdaderas representaciones cuyos pasos equivalen a un drama teatral, pero éste no puede ser escenificado por los hombres, a causa de una simple cuestión de respeto, así que se acude a la madera en forma de inspiración artística otorgada a través de la propia fe del imaginero, quien, según condiciones expresadas por la Contarreforma, debe hacer las imágenes para "mover a devoción".

Los pasos de Semana Santa con los que el pueblo leonés recuerda los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo junto con los Dolores de su Madre, tienen su punto de partida en el siglo XVI, incorporándose en los posteriores y hasta nuestros días un gran número de imágenes y misterios, la mayoría de ellos siguiendo esquemas clásicos en sus técnicas de elaboración, aunque también existen ejemplos de esculturas innovadoras efectuadas en el último tercio de siglo XX, alejadas tanto de la tradición escultórica barroco-clasicista, como en el modo de la propia representación iconográfica rompiendo, incluso, con el propio soporte material de la talla, la madera, por el uso de materiales de origen artificial moderno.

Hemos de considerar la realización en el último tercio del siglo XVI, de la Virgen de las Angustias y del, hoy denominado, Santo Cristo "del Desenclavo", como las primeras imágenes de cofradías llevadas en procesión durante la Semana Santa. La primera resulta ser una de las titulares de la cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad , y la segunda, propiedad de la cofradía de la Santa Vera Cruz, es una talla articulada que representaba al Señor Yacente en el Santo Sepulcro, con la que se escenificaba la función de la Muerte de Cristo en la Cruz, el descendimiento y deposición en una Urna, para narrar, como una función teatral, el Santo Entierro de Cristo. Posteriormente apareció la advocación y representación del Nazareno, el Señor con la Cruz Camino del Calvario, tanto en su vertiente Dominica como Franciscana, y posteriormente los pasos de misterio o de varias figuras.

En el siglo XX se producirá la gran renovación de los pasos de la Semana Santa en León con la aparición de nuevas cofradías y la realización de pasos de palio así como con la sustitución y el encargo de nuevos pasos de misterio que han enriquecido el patrimonio artístico de la Semana Santa de León.
 
 
PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DEL MERCADO.
     
JUNTA MAYOR DE COFRADÍAS DE SEMANA SANTA.

  • Santa Cruz y reliquia del "Lignum Crucis". Cruz de finales del siglo XVI y reliquia de la Santa Cruz procedente de la conservada en el monasterio de Santo Toribio de Liébana y donada a la cofradía en 1959.

  • El Prendimiento. Ángel Estrada Escanciano, 1964.
  • La Flagelación. Señor de la Columna atribuido a Gaspar Becerra, tercer cuarto del siglo XVI, romanos y sayones, autor desconocido y adquiridos en Barcelona,1944.
  • La Coronación de Espinas. Higinio Vázquez García. 1977.
  • Ecce Homo. Talleres delArte Cristiano de Olot, 1905.
  • Nuestro Padre Jesús Nazareno. Imagen del Nazareno realizada por seguidores de Gregorío Fernández. Mediados del siglo XVII. Simón de Cirene, Víctor de los Ríos, 1946.
  • La Crucifixión. Santo Cristo de los talleres de Arte Cristiano de Olot, 1908, y María, Marta y San Juan de Faustino Sanz Herranz según modelos de Melchor Gutiérrez, 1992.

  • IMÁGENES CEDIDAS para la procesión Rosario de Pasión. (2013)
    • Cristo atado a la Columna. Xelo de Tremiñá. 2.000. Propiedad de la Cofradía del Cristo Yacente de la Santa Urna de Benavides de Órbigo. (León)
    • Ecce Homo. Autor desconocido, siglo XVII. Iglesia de Benllera, León.
    • Cristo Crucificado. Autor desconocido, siglo XVII. Sacristía de la Iglesia de San Francisco el Real. 
    • La Piedad. Autor desconocido, siglo XVI. Retablo mayor de la iglesia de San Marcelo. 

JESÚS DIVINO OBRERO.

LAS SIETE PALABRAS.



LA EXPIRACIÓN.

MARÍA DEL DULCE NOMBRE.

LA BIENAVENTURANZA.
EL SANTO SEPULCRO.

LA AGONÍA.
 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario